Mugen y Anime Latinoamericano

SITIO DEDICADO AL MUGEN Y AL ANIME
 
ÍndicePortalFAQBuscarMiembrosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 King Of Fighters Extinción [Fanfic]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Zetsuo
Profesional
Profesional
avatar

Mensajes : 263
Puntos : 349
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 07/02/2013
Edad : 39
Localización : Otaku de clase SS doble perfect. Tambien conocido por: ese viejo..

MensajeTema: King Of Fighters Extinción [Fanfic]   Mar Mar 26, 2013 12:52 pm

Buenas como tengo algo de tiempo libre, abro este hilo para publicar un fanfic que lei en un foro de King of Fighters hace bastante tiempo y que me pareció muy bueno, tanto que lo modifiqué y añadi algunos capitulos para hacerlo base de mi historia de mi mugen "SvC Extinción" (Que sigue en desarrollo).Hasta la fecha no he podido seguir con él al igual que su autor original que abandonó el fanfic..a ver si me pongo.

Nota:Créditos al autor original por la creación del fanfic (si alguien sabe su nombre que me lo diga).Como quiero hacer el fanfic como una serie serializada publicaré un capitulo semanal.Si os gustó la historia decir que os pareció.

Saludos.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]



PRÓLOGO:

Spoiler:
 

GLOSARIO:

Spoiler:
 

CAPÍTULO 1

Spoiler:
 



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
"Por muy fuertes que sean los golpes de la vida, nunca me rendiré..no es mi estilo"
Agradece y comenta:
Spoiler:
 



Última edición por Zetsuo el Lun Abr 01, 2013 5:59 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Angel Cou
Moderador
Moderador
avatar

Mensajes : 465
Puntos : 496
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 29/08/2012
Edad : 21
Localización : Salta - Argentina

MensajeTema: Re: King Of Fighters Extinción [Fanfic]   Mar Mar 26, 2013 7:24 pm

nigga , cool ! .. saludos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zetsuo
Profesional
Profesional
avatar

Mensajes : 263
Puntos : 349
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 07/02/2013
Edad : 39
Localización : Otaku de clase SS doble perfect. Tambien conocido por: ese viejo..

MensajeTema: Re: King Of Fighters Extinción [Fanfic]   Lun Abr 01, 2013 5:29 pm

Difrutar de esta gran historia.Si os gusto comentar que os parecio ^^

CAPÍTULO 2:
Spoiler:
 


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
"Por muy fuertes que sean los golpes de la vida, nunca me rendiré..no es mi estilo"
Agradece y comenta:
Spoiler:
 

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zetsuo
Profesional
Profesional
avatar

Mensajes : 263
Puntos : 349
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 07/02/2013
Edad : 39
Localización : Otaku de clase SS doble perfect. Tambien conocido por: ese viejo..

MensajeTema: Re: King Of Fighters Extinción [Fanfic]   Lun Abr 08, 2013 9:46 am

Os dejo con el capitulo de esta semana.Saludos ^^

CAPÍTULO 3:
Spoiler:
 


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
"Por muy fuertes que sean los golpes de la vida, nunca me rendiré..no es mi estilo"
Agradece y comenta:
Spoiler:
 

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zetsuo
Profesional
Profesional
avatar

Mensajes : 263
Puntos : 349
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 07/02/2013
Edad : 39
Localización : Otaku de clase SS doble perfect. Tambien conocido por: ese viejo..

MensajeTema: Re: King Of Fighters Extinción [Fanfic]   Lun Mayo 06, 2013 10:39 am

Os dejo el capitulo 4 de esta historia.Disfruten. Razz

CAPÍTULO 4 – LA ÚLTIMA BATALLA POR EL PODER DEL DRAGÓN

Spoiler:
 


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
"Por muy fuertes que sean los golpes de la vida, nunca me rendiré..no es mi estilo"
Agradece y comenta:
Spoiler:
 

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zetsuo
Profesional
Profesional
avatar

Mensajes : 263
Puntos : 349
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 07/02/2013
Edad : 39
Localización : Otaku de clase SS doble perfect. Tambien conocido por: ese viejo..

MensajeTema: Re: King Of Fighters Extinción [Fanfic]   Mar Mayo 28, 2013 9:05 am

Bueno aquí os dejo el capítulo 5 espero que os guste. KOF maníacos.



CAPÍTULO 5 – CONFESIONES DEL EMPERADOR HIZOKU



Noche fría en South Town. Kensou cayó al suelo, desmayado por la experiencia extracorpórea que había exigido al máximo el
uso de su Poder del Dragón.
Ron yacía en el suelo frente al buque, herido de muerte. Cuatro figuras se materializaron frente a él.
La vista del Emperador Hizoku estaba ya nublada; sólo distinguía las siluetas frente al cielo nocturno, pero sus voces eran
más que familiares para él. Con los brazos cruzados o en la cintura, lo observaban desde arriba. Ninguna ayuda de ellos
llegaría para él. Era su penitencia. Temblando, levantó su mano hacia ellos…
- Llegamos tarde. – dijo la figura femenina que estaba junto a él. - Pero ha valido la pena para verte morir.
Una repentina convulsión se apoderó de Ron, quien se retorció como una serpiente herida. Un gemido escapó de su garganta…
- Si algo de vida queda en ese cuerpo tuyo, escucharemos tus últimas palabras, antes de olvidarlas… - sugirió la gruesa
figura a su derecha.
- … Que esperemos sean de arrepentimiento. O cortaremos esa sucia garganta tuya… - dijo el enano junto a él.
La sangre pantanosa de Ron corroía la madera del suelo. El oxígeno comenzaba a abandonar su cerebro; no habría podido decir
nada aunque su vida dependiera de ello. Y en cierta forma, así era entonces.
- Así nuestra travesía termina… - clamó la ronca voz del gigantón.
- No. Falta una cosa nada más. – lo calló la voz de la mujer. – Coronar al nuevo Emperador.
Las miradas se volvieron hacia la cuarta figura. Pero éste no se movió.
- ¿Qué sucede, muchacho? – rió el enano, sediento de sangre. - ¿Su traición te sigue revolviendo el estómago? ¿Eh…?
El joven vaciló; no parecía dispuesto a responder. Ni actuar. El gigante y el enano se volvieron, formando una barrera
entre él
- ¡¡ Responde!! –
La mujer se atravesó entre los dos, alzando una mano.
- Basta, Chat. Duolon no se siente bien. Por otra parte... - continuó la mujer de rojo. – Lo justo es que el golpe de gracia
lo demos entre todos. ¿No es así, Duolon?
Duolon bajó los brazos y suspiró. Cerró los ojos, y asintió con un movimiento milimétrico.
- ¡Bien! ¡Ese será entonces mi emperador! – rio el enano, golpeando los nudillos de sus grandes manos. – Este golpe lo daré
por toda mi aldea… Bastardo.

El gigante Sai desenvolvía su máuser, silencioso y con un semblante amargo.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Ran, la última sobreviviente de los Nan Di, la rama del sur de los Hizoku, apretó los dientes, mientras retenía las lágrimas.
Luego de la tragedia que había ocurrido hacía casi diez años, las heridas no se habían borrado completamente. Su mano estalló
repentinamente en llamas, pero logró contenerse.
Junto con los otros tres, comenzó a caminar frente al emperador, que reposaba en el suelo extendido como una medusa.

“¿Qué clase de justicia será esta, en asesinar a un hombre que ya ha perdido su dignidad…?”

- Todas nuestras familias… - Reclamó Ran, liberando su garra carmesí. - Nuestros leales sirvientes… Incluso al maestro Lin…
Todo este tiempo fingiste amarnos, preocuparte por nosotros… Y un día nos quitas a todos los que amamos, SIN NINGUNA RAZÓN.
“¿Sin ninguna… razón?

A tres metros del traidor, el trío de Devas originales apuntó sus armas en contra suya.
- Aún entre los asesinos existe la familia, existe el honor. Pagarás por tu hipocresía, por tu traición… ¡POR TU MALDAD!

Pero a un segundo de arrojar el ataque, una neblina los atravesó como una ventisca. Y se enroscó alrededor del condenado...
- ¡¿Qué crees que haces. Tú…?! – exclamó Ran.

Duolon se arrodilló, protegiendo a su moribundo padre. Con rabia en sus ojos, levantó la cabeza del anciano emperador, quien tosía.
- ¡¡Apártate!! – gritó Ran. - ¡¡No permitiremos que alguien impida que al fin hagamos justicia!!
- Ran. Esto no es justicia. –defendió Duolon. –Ni siquiera sabemos con quién estamos tratando. Nada de lo que ha ocurrido
tiene sentido… Tenemos que desentrañar el fondo de todo esto.
- ¡¡ESTÚPIDO!! ¡No importa si lo sepamos o no, nada va a cambiar! Ron ha cometido el mayor crimen imaginable en un Hizoku,
y lo único que merece es ser enterrado y olvidado.
- Hazte a un lado, muchacho. – Ordenó Sai, rechinando los dientes. – Y déjanos terminar lo que empezamos.
Pero la respuesta de Duolon fue tajante.
- No. Háganse a un lado ustedes, si lo desean. Quiero llegar hasta el fondo de esto.
Ran tuvo el presentimiento claro en su mente… Duolon cediendo al amor de su padre y uniéndose a su traición al clan.
Ron exigiendo ser vengado por él. Solamente más sangre derramada entre hermanos.
- Duolon… Vamos. Entra en razón. – rogó. – Todavía puedes recuperarnos… Tan sólo déjalo morir. Todos sufrimos el mismo dolor
que tú, y lo sabes. Todavía puedes ser nuestro nuevo Emperador. Y yo, tu…
- No. Tal vez para ustedes esto no tenga sentido. Pero yo tengo que saberlo. Es mi destino.

“HIKE KYAKU”

El Emperador y el Príncipe se cubrieron de una neblina sombría, y sus figuras desaparecieron hundiéndose en el suelo.
Sólo un charco de sangre verduzca y una nube de ceniza quedaron flotando sobre el suelo en donde habían estado.

Nadie se movió. Ran cortó el aire con un doloroso suspiro.
- Duolon…

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

A cuarenta kilómetros de allí, a los pies de una colina, el viento frío rugía con fuerza, mientras Duolon sujetaba el cuerpo
de su padre con fuerza.
- Ahora dímelo… ¿Por qué, padre?
Los ojos de Ron se movían hacia todos lados, desenfocando. El beso tibio de la muerte de la aguardaba…
- Creo que yo podría responder a eso… - declaró una misteriosa voz.
Duolon giró la cabeza hacia ésta. ¿Lo habían seguido…? ¿Tendría que luchar por su vida…? Pero lo que bloqueó la luz nocturna
que hasta ellos llegaba era la delgada silueta de un personaje conocido. Como cortada frente a la blanca luna, la figura del
viejo maestro Lin se erguía sobre él, observando.
- ¡Maestro! (¿o es acaso una ilusión?).

Lin bajó la colina de un salto, y en dos segundos ya estaba junto a ellos. De los bolsillos de su cinturón extrajo un pequeño
frasco de cristal, que contenía unas yerbas rojas, molidas. Con premura, apartó el brazo de Duolon del pecho de su padre, y
aplicó una porción del polvo, que comenzó a soltar un vapor acre.
- Todos pensaron que usted…
- Me alegro – contestó Lin, sin quitar los ojos de su trabajo. – Pero por desgracia, si quieres, aquí estoy.
Los hábiles dedos de Lin cerraban y envolvían las heridas de Ron con un fino hilo de seda. Su trabajo era tan rápido como el
de una araña.
- Todo esto me confunde… Todavía más. – expresó Duolon.
- También sufrí lo mismo. – explicó Lin. – Cuando por fin estaba frente a tu padre, mi furia hacia él se había apagado casi
por completo. Parecía que lo único que buscaba entonces era una razón…

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

El Príncipe de los Hizoku miró al suelo, amargamente. Se acababa de dar cuenta de lo que había hecho. ¿Ahora qué pensarían
los otros Hizoku?
Lin terminó de cerrar, y comenzó a aplicar un extraño ungüento sobre las vendas.
- La tendrás.
- ¿Mi padre…?
- Las heridas son críticas – apresuró Lin. – Vivirá 10 minutos, cuando más. Pero el calmante que he aplicado es efectivo.
Quiero que recibas el Secreto de sus mismos labios.

Otra sombra cayó desde la colina. Lin no había venido solo. Una mujer en abrigo descendía también, a paso lento.
- Hará efecto en unos segundos. Aclara tu mente. Pregunta sólo lo necesario.
Duolon les dio la espalda. “Tranquila noche para morir”, pensó, escuchando el sombrío trino de los grillos.


Un minuto más tarde, la respiración del antiguo Emperador había amainado. Sus músculos se habían aflojado, y sobre su mente
pesaba aún la sombra de la muerte, pero se encontraba lúcido. Su débil respiración advirtió a Lin que había llegado el
momento.
Apretando sus labios, Duolon volteó hacia el hombre que había dado la vida a su clan, y arrojó, con enojo:
- Quiero saberlo. ¡¿Por qué?! ¿Por qué nos abandonaste y te largaste con esta ramera?!
Misty se cruzó de brazos y miró hacia otro lado, con ironía.
El Emperador se retorció como si le hubieran clavado una estaca en el corazón. Respiró tres, cuatro veces, y con voz ronca
y apagada, comenzó su narración.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

“Esto que estás por escuchar es el Secreto de los Hizoku. Una revelación que ha pasado siempre de Emperador a Emperador. Algo
que algún día tendría que haberte dicho, y por cuestiones de este justo Destino, conocerás ahora.
Nuestro Clan nació hace más de miles años y, como no podría ser de otra forma, somos hijos de un Paria. De un paria y un
asesino.
Nuestro desgraciado ancestro, el hombre llamado Fou Lu Hizoku, habitó antiguamente en Hebei, China, y vivió bajo el reinado
de la dinastía Qin. Fue un hombre ruin e inhumano, como inhumana es la sangre que corre por tus venas, y la que se escapa
ahora de las mías. Fou Lu era un alma podrida, un hechicero, que existía únicamente para hacer el mal y nada más.
Y como era muy bueno en eso, recibía grandes pagos de otros desalmados, por ayudarles a asesinar con sus artes oscuras a
sus enemigos. Durante el Imperio de Qin Shi Huang, el gran Emperador le declaró cero tolerancia a los agoreros que no
alabaran a los ancestros, y que hicieran el mal arrasando las tierras y propagando el mal del ojo.
Sabiendo que Fou Lu era una gran amenaza para el nuevo Estado, los oficiales del rey lo buscaron una y otra vez, tratando
de aprehenderlo y condenarlo. Pero una y otra vez, sufrieron mortales accidentes.
En 211 BC, Fou Lu haría que una gigantesca lumbrada surcara los cielos, para anunciar la muerte del Emperador.
Temoroso de su muerte, el ilustre Shi Huang mandó a destruir toda la evidencia, y arreció su cacería de aquel mortal enemigo.

Y aunque el ejército lo buscó en todas partes, desde las montañas a los valles, por tierra y por mar, nunca lo encontraron,
porque éste se encontraba en su propia casa. Usando sus malévolas supercherías, Fou Lu se hizo pasar por un consejero del
rey, y un poderoso médico sacerdote, y el Emperador, dispuesto a creer cualquier cosa que fuera capaz de salvarlo de la
muerte, puso su vida en sus manos. El 10 de Septiembre del año siguiente, el Emperador recibiría de Fou Lu el Elixir de la
vida eterna, en el palacio de la prefectura de Shaqiu. Li Si, el Primer Ministro del Emperador, se daría cuenta de su muerte
esa tarde, mientras que el misterioso médico había desaparecido sin dejar rastro.
Nada hizo más feliz a Fou Lu que destruir el Imperio que hubiera llevado a China a la gloria. Y habiendo hecho esto,
mandó a construir una magnífica mansión para observar desde allí el funeral del emperador.
Luego de la muerte de Qin Shi Huang, su hijo Qin Er Shi heredaría el Imperio, pero las revueltas destruirían la paz del
Imperio y mandarían a la ruina a toda su familia, provocando la muerte de su dinastía.
Pero el siguiente Emperador, el Kao Tsu Liu Bang, sería un gobernante noble y virtuoso, destinado para gobernar por el
mismo Dios, y protegido por todos los Dones de la Iluminación. Él desenmascararía al terrible Fou Lu, y por haber provocado
la caída del Imperio lo llamaría el Asesino de Dragones. Por su Voluntad Santa, el terrible hechicero sería desterrado
para siempre del Imperio.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Quemado por su luz divina, Fou Lu escapó del país, y fue condenado a vagar durante cuatro siglos. Todas las tierras por las
que viajó en su camino cayeron en desgracia, sus ciudades en ruinas y sus campos se convirtieron en desiertos.
Las facultades oscuras de nuestro perverso antecesor eran muchas, y en todo ese tiempo no murió, guardando siempre el rencor
contra el Emperador y el odio hacia la Humanidad, deseoso de vengarse y recuperar sus riquezas. Esperaba, desde luego,
encontrar el poder suficiente para contraatacar.
Hasta que hace 1,800 años, Fou Lu escucharía los ecos de una gran batalla en Japón, en que tres grandes héroes habían
derrotado a un poderoso Dios que deseaba destruir a la Humanidad. De esa manera, Hizoku emprendería un peregrinaje hacia el
campo de batalla, donde aquel Dios había sido derrotado.
Una vez que llegó allí, logró sentir los restos de un inconmensurable poder oscuro, al cual rindió pronta reverencia.
Y sacrificando el alma de algunos desafortunados, haría con este demonio, el Orochi, un pacto para acceder a sus poderes
desde el Inframundo al cual estaban confinados. El alma impía de Fou Lu le gustó a Orochi, quien aún dentro de los límites

de su confinamiento, decidió darle un poder al nivel de su maldad.
Así, la energía Orochi convirtió a ese deteriorado anciano en lo más cercano a un verdadero demonio devolviendole incluso
su juventud. Tanto, que dejaría su naturaleza humana atrás, estando ahora atada la esencia de su existencia directamente
al alma de Orochi.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Con estos nuevos poderes, Fou Lu sería capaz de volver a China para cumplir con el encargo que Orochi le había hecho: Matar,
en su nombre, a todas las personas que pudiera. Pero como para el pérfido hechicero la lealtad no existía, y deseaba primero
que nada recuperar su riqueza, decidió cumplir encargos de asesinato, cumpliendo su pacto con Orochi pero recibiendo grandes
pagos por esto. Con su nueva e inhumana naturaleza, Hizoku engendró, sin mediación de una mujer, a 21 hijos e hijas,
criaturas que formarían su perverso linaje, heredando sus malditas habilidades, que arrasarían las tierras como una plaga
y segarían las vidas de miles de hombres.
Pero con el tiempo, la represalia de Orochi alcanzaría al fundador del clan de asesinos. A la desaparación de Fou Lu,
los Hizoku se dividirían en cuatro grupos, convirtiéndose en el clan Hizoku.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esta dinastía oscura se convertiría en el terror de Hebei, poseería grandes tierras, poder y riquezas, a tal grado que
gobernarían secretamente la provincia durante casi mil años. Pero con el tiempo y el debilitamiento del Pacto, la corrupción
alcanzaría a los miembros del Clan. Comenzarían a desobedecer la tradición de sólo engendrar con otros de su misma especie,
puesta por su líder, y llegarían a engendrar descendencia con humanos. Estos nuevos seres, aunque heredan los poderes de
sus nefastos progenitores, llegarían, a lo largo de generaciones y generaciones, a perder su impiedad y a desarrollar
sentimientos humanos.
Pero entre ellos siempre estaría una familia suprema, descendiente directa y de línea pura del fundador Hizoku.
Y el líder de esa familia sería el Emperador Hizoku, depositario de todos los secretos y responsable de velar por
la existencia del clan.”

Ron se relamió los resecos labios, y miró con sus ojos derramados de sangre, esperando una respuesta de Duolon. Pero de él
no vino nada. Su sangre hervía de odio contra su propia sangre.
- ¡¿Esperas justificarte con esa vieja leyenda?! ¡¿Decir que la maldad te viene en la sangre?!
Lo que más le dolía, en el fondo, era llegar a pensar que esa sangre demoniaca que su padre y sus ancestros poseían,
sería también la suya, la de un príncipe de sangre pura.
- Aguarda, Duolon. – lo detuvo Ron, poniendo una mano en su hombro. – Eso es sólo el comienzo.

- Durante mucho tiempo, al igual que tú ahora -continuó Ron- viví pensando que no eran más que leyendas. Sin embargo…

“En el año ’97, tal vez recuerdes, una oleada de dolor recorrió nuestra sangre. El sello de Orochi se debilitó, y aunque éste
no logró escapar del Inframundo, una parte de su alma se encarnó en la de uno de sus sirvientes. Orochi estuvo a punto de
liberarse, y estando el Pacto de nuestro ancestro fincado en su permanencia en el Mundo de los muertos, eso habría
significado nuestra destrucción. La reencarnación de Orochi nos dañó a todos severamente, haciéndonos presa de males
inexplicables. Esto fue lo que me abrió los ojos. Por suerte, tras investigar los hechos, constaté que la amenaza se había
ido… aparentemente.”

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Duolon palideció, más de lo que ya era. Lo recordaba todo… El eclipse de Sol, las dolencias, la sangre envenenada de sus
hermanos Hizoku…

“En el año de 1999, el cuerpo del descendiente de uno de los héroes que encerraron a Orochi, el de Kyo Kusanagi, fue
secuestrado por la organización liderada por un extraño sujeto. Yo sabía algo sobre la existencia de personas como él,
pero no me encontraba al tanto de sus planes. Tal como nosotros y como los Hakesshu y sirvientes de Orochi, pertenecía a un
linaje que iba más allá de lo humano. El hombre llamado Nests era uno de los Heraldos del Pasado, cuyo nuevo plan consistía
precisamente, en romper el sello de Orochi y robar su poder. Eso significaría instantáneamente la muerte de toda nuestra
familia.

Con su tecnología, NESTS creó cientos de clones de Kyo Kusanagi, tratando de replicar con ello el efecto de su Tesoro Sagrado
, mismo que les permitiría romper el sello de Orochi. Por suerte, la Espada Kusanagi existiría únicamente dentro del heredero
original. Sin embargo, sabía que no se detendrían allí. Nests y su organización eran solamente la punta del iceberg.
Aquellos del Pasado era una organización fuerte, de más de diez miembros, todos ellos de sangre pura, y portadores de un
poder mucho mayor al de nuestro clan. Aunque emprendiéramos la guerra en su contra, difícilmente podríamos hacerles un
rasguño.
Entonces supe que, como Emperador del clan, tendría que tomar todo en mis manos. Mi única oportunidad era la de infiltrarme
dentro de ellos, para así descubrir sus debilidades y destruirlos desde dentro. Pero también sabía que para plantarles cara
necesitaría mucho más poder del que ya tenía. Fue entonces cuando lo decidí.
Con el tiempo y el paso de las generaciones, nuestros miembros eran cada vez más débiles, incapaces de hacer nada en contra
de ellos. Como heredero directo del Emperador Hizoku, contaba con el poder sobre su vida y su muerte. No había opción:
Debía hacerlo. Con dolor en mi corazón, tuve que alzar la mano contra mis hijos, quienes se sacrificarían uno a uno por la
vida futura del clan. De esta forma, absorbí dentro de mí el poco poder con que ellos contaban, poder con el que podría
retar a uno de Aquellos malnacidos.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Tú lo sabes, Hijo mío, que el resto de los Devas son ya demasiado humanos… Jamás habrían sido capaces de hacer ese sacrificio
, de ofrecerme a sus vástagos, por lo cual tuve que tomar sus ofrendas por la fuerza. La verdad es amarga, Duolon.
Sabía que ustedes no lo comprenderían, así que me marché sin dar explicación.
Sabía también que me darían caza, pero durante mi tiempo en NESTS, logré evadirles, hasta que esa organización cayó.
Sin embargo, este no era de lejos el fin.Un nuevo líder se ha erigido entre los Heraldos del Pasado; para poner
en marcha un nuevo plan. Esta vez, irían a por todas, directamente contra el Sello de Orochi y el poder de los Antiguos.
Mi poder era tan grande como uno de ellos, pero no lo suficiente para acabarlos a todos juntos. Necesitaba más.
Sie Kensou poseía el Poder del Dragón, el poder de aquel emperador al que nuestro antepasado había asesinado. Un poder como
ese me volvería capaz de enfrentarme a los Heraldos del pasado, y salvar a nuestro Clan de la extinción. Por desgracia,
heme aquí…”

El Emperador Hizoku daba grandes bocanadas de aire, mientras su respiración alcanzaba casi el límite. Duolon miraba todo,
con ojos incrédulos. Volteó para ver a Lin. Éste asintió.
- Todo es verdad, Duolon. – Concluía el viejo, delirando. – He fracasado, sí. He dado mi vida por el Clan. He muerto.
Pero tú…
- ¡Calla! – gritó Duolon. ¿Eso te parece haber dado la vida por tu clan? ¡¿Haber aniquilado a todos, para salvarte a ti
mismo?!
Un achaque de dolor congeló el rostro de Ron.
- No… No… Duolon… Tú… Mi hijo primogénito… El príncipe de los Hizoku… Tú… Y tu media hermana… Los ocho príncipes… Los cuatro
Devas… Ustedes, no yo, serán la base del Renacer. Una nueva era pura para los Hizoku. Un milenio más de vida… Ustedes…
Vivirán…
Un espasmo removió el rostro de Duolon. Estaba asqueado… ¿Qué clase de lógica era esa? Pero todo concordaba… En ese momento,
más que nunca, parecía cierto que por sus venas y las de su padre corriera la sangre de un asesino, de un magnicida, de
alguien con un inhumano delirio de grandeza…

Duolon se dio la vuelta. Y emprendió el camino. Nuevamente, Lin lo detuvo.
- No espero que le des las gracias, y él tampoco. Pero debes admitir que tiene razón. ¿Qué harás ahora? ¿Te rendirás?
¿Qué hay de tus hermanos? ¿De Chat, de Sai, de Ran…? ¿Los dejarás morir? Es en este momento cuando deberás aprender algo
de tu padre…

Duolon volteó. “Ran… Los Ocho”

Ron alzó la mano al cielo, temblando a un paso de la muerte.
- Toma su mano. – dijo Lin.
Así lo hizo Duolon, aún con toda la rabia que llenaba su sucia alma. La piel de Ron comenzaba a humear, y un vaho espectral
cubría su silueta.
- En ti deposito el poder que me queda… El poder de cien Hizoku cuyas vidas tomé, sin ninguna piedad… Todas mis técnicas.
Son tuyas, Duolon… Salva a los Hizoku.

El cabello de Duolon se erizó hacia el cielo, mientras sentía que una escalofriante energía ascendía desde el brazo de su
padre hasta él, llenándolo por dentro, fortaleciéndolo, con un poder que nunca había conocido… Y cuando toda la energía se
había vaciado, por un segundo Ron pareció una estatua, con los oscuros ojos fijos. Un segundo después, su cuerpo se volvió
polvo, un polvo que la primera brisa dispersó.

Duolon se irguió, mareado por la transferencia. Tratando de mantener la compostura, volvió a darse la vuelta, y caminó
alejándose del sitio. Lin le llamó, sin moverse.
- Duolon.
Duolon vaciló durante un segundo. Después, volteó la cabeza y contestó.
- No pienso matarte y absorber tu poder.
Misty corrió para alcanzarlos.
- Tampoco mataré a mis hermanos. Y deberemos escondernos de los Devas hasta que todo este acabe… O tal vez para siempre.
Lin lo miró fijamente.
- Lo sé. Siempre lo he sabido. Eres un asesino, pero tienes un alma humana.
Duolon dejó la pregunta deslizarse dentro de su corazón.
- ¿Qué hay de ti? ¿Por qué nos engañaste y te fuiste con él?
Lin entrecerró los ojos, y en voz clara contestó.
- Cumplo mi deber. Sigo a mi Emperador.
Duolon calló por un momento.
- Y entonces… ¿Por qué no lo ayudaste en la lucha contra Sie Kensou?
Lin cerró los ojos, y rio en silencio.
- Por la misma razón por la que aún no has perdonado a tu padre.

Duolon respiró profundamente. Sentía cómo su cuerpo se encontraba ahora lleno de una energía que nunca había conocido.
- Sé de qué trata todo esto. Pero no esperes que sea un necio al igual que mi padre. Haré algo a lo que él nunca se atrevió:
Pediré ayuda.

Ron asintió en silencio.

Y en un parpadeo, las tres figuras desaparecieron por el campo, que seguía barrido por el viento.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
"Por muy fuertes que sean los golpes de la vida, nunca me rendiré..no es mi estilo"
Agradece y comenta:
Spoiler:
 

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: King Of Fighters Extinción [Fanfic]   

Volver arriba Ir abajo
 
King Of Fighters Extinción [Fanfic]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Screenpack The King of Fighters 2002 UM ALPHA Winmugen LR - Mugen 1.0 640x480
» The King of Fighters XIII MUGEN RELEASE
» King of Fighters 10th Anniversary
» Análisis King of Fighters '98
» The king of fighters Underground

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Mugen y Anime Latinoamericano :: Zona Libre-
Cambiar a: